Todo sobre energía ¿Por
qué contaminan los combustibles? ¿Cómo
contamino menos con mi auto? ¿Nos
quedaremos sin gas natural? ¿Podemos
secar el aire con una estufa? ¿Qué
hay del reciclaje de pilas? ¿Cómo ahorro energía en
iluminación? ¿Es buena idea prohibir las estufas a leña?
      ? ¿Cómo contamino menos en calefacción?
      ¿Son peligrosas las antenas de telefonía celular?

Últimamente han aparecido estudios que sugieren que alrededor del 15% del material particulado en Santiago provendría de la combustión de leña.

Por otra parte, como las estufas y chimeneas de combustión lenta son los únicos artefactos de uso corriente en que se permite quemar leña, se ha dado a entender que el origen del problema estaría en el uso de estos calefactores y que la solución de largo plazo sería prohibir su uso.

¿Es razonable pensar que el problema esté en las estufas con doble cámara?

Se trata de un supuesto, por decir lo menos, cuestionable. Si recorremos las calles de Santiago, sobre todo en sectores en proceso de urbanización, es relativamente común observar cómo se queman restos de madera (muchas veces húmeda) al aire libre, sin ningún sistema de control de emisiones. También podemos observar, sobre todo en sectores de menores ingresos, cómo de las chimeneas de muchas casas salen humos visbles provenientes de la combustión de leña, los cuales no son propios de una estufa de combustión lenta medianamente bien operada. Así las cosas, es razonable suponer que, del material particulado proveniente de la combustión de leña, una parte no menor proviene de la combustión de otras fuentes, como lo son las prohibidas salamandras y chimeneas tradicionales, así como de la quema de madera y otros restos vegetales al aire libre.

¿Está el problema en el combustible?

Cuando se quema un combustible en forma perfecta, lo que sale por la chimenea es, casi en su totalidad, anhídrido carbónico y vapor de agua, es decir, las mismas sustancias que emitimos al respirar. Se trata de sustancias químicamente neutras, que difícilmente podrían causar daño a la salud. El único daño esperable de estas sustancias es el cambio climático generado por el aumento de anhídrido carbónico. Sin embargo, este efecto negativo no se aplica al caso de los combustibles de origen vegetal proveniente de plantaciones, como la leña, ya que el CO2 emitido durante la combustión es el mismo CO2 que el árbol absorbió de la atmósfera durante su crecimiento.

¿De dónde proviene el material particulado, entonces?

De los procesos de combustión imperfectos. De hecho, los humos visibles que salen de algunas chimeneas y motores no son más que combustible quemado a medias y su concentración depende en gran medida de cómo se quema el combustible. Por lo tanto, el nivel de material particulado emitido depende en una medida importante de la tecnología empleada durante la combustión.

¿Es difícil quemar bien la leña?

En general, un combustible sólido es más difícil de quemar correctamente que un combustible gaseoso. Por lo mismo, para construir una estufa a leña ambientalmente amigable se deberá invertir en un buen sistema de control de emisiones, lo cual no suele ser necesario en el caso de estufas a gas. Normalmente, estos sistemas consisten en una segunda cámara de combustión, diseñada especialmente para quemar el combustible que no se terminó de consumir en la primera cámara. Sin embargo, esta no es la única tecnología disponible. De hecho, en otros países como EEUU se comercializan estufas que, adicionalmente, poseen un convertidor catalítico que permite quemar aún mejor el combustible.

¿Hasta qué punto depende el nivel de emisiones de la tecnología empleada?

La tecnología es un factor importantísimo. Una forma de cuantificar el efecto contaminante de una estufa es ver cuántos milígramos de material particulado emite por cada mega-Joule de calor entregado a la habitación. De acuerdo a estudios neozelandeces, una salamandra o una chimenea tradicional emite unos 490 mg por cada Mega-Joule de energía consumida. Sin embargo, si tomamos en cuenta que entre el 85% el 90% del calor se pierde por el cañón en el caso de las chimeneas y del orden del 65% en el caso de las salamandras, el nivel de contaminación se dispara a unos 3200 a 4900 mg/MJ de calor entregado a la habitación para las chimeneas y unos 1400 mg/MJ en el caso de las salamandras. Por otra parte, se estima que un calefactor con doble cámara de los comercializados en Chile emite entre 100 y 300 milígramos de material particulado por cada Mega-Joule de calor entregado a la habitación; es decir, del orden de una décima parte de lo que contamina una salamandra. A su vez, si revisamos catálogos de calefactores a leña alemanes y austríacos, nos encontramos con estufas cuya cámara de post-combustión es más grande y sofisticada que las empleadas en Chile y cuyo nivel de emisiones se encuentra entre los 10 y los 15 milígramos por cada Mega-Joule de calor entregado a la habitación, o sea, alrededor de la décima parte de lo que contamina una estufa de combustión lenta típica.

Como podemos ver, calefaccionar con salamandras puede resultar unas cien veces más contaminante que hacerlo con calefactores con tecnología de punta. Asimismo, si lográramos eliminar las quemas de madera al aire libre y reemplazar las estufas a leña por calefactores de última generación, podría aumentar decenas de veces el número de hogares calefaccionados con leña y, a la vez, disminuir en forma importante la contaminación asociada a este combustible.

¿Qué dicen las normas de emisión que se están implementando?

Actualmente se está tramitando una norma de emisión que pretende limitar gradualmente las emisiones de material particulado. El anteproyecto en cuestión establece que desde su puesta en vigencia los calefactores a leña comercializados deberán emitir un máximo de 320 mg/MJ de calor útil, disminuir a 160 mg/MJ en el segundo año, a 80 mg/MJ en el tercer año y a 40 mg/MJ a partir del séptimo año de su aplicación. Como referencia, podemos mencionar que la norma austríaca vigente desde 1999 permite un máximo de 60 mg/MJ.

De lo anteriormente expuesto, podemos concluir que, aunque la norma estudiada constituye un avance importante, sigue siendo relajada si se toma en consideración lo que la tecnología actualmente utilizada en otros países permite lograr.

¿Es razonable pensar en prohibir los calefactores a leña en Santiago?

Probablemente no tenga mucho sentido habiendo estufas que permiten quemar la leña en forma limpia.

Un cálculo preliminar nos sugiere que las 75 000 estufas de doble cámara que se supone que existirían en Santiago podrían ser reemplazadas por unas 750 000 estufas a leña con tecnología de punta, sin que aumentaran los niveles de material particulado.

Si consideramos que, además, existen otras fuentes como las ilegales salamandras posibles de reemplazar, pareciera ser tecnológicamente factible calentar un millón de casas con leña.

¿Es razonable pensar que llegaremos a tener un millón de estufas a leña en Santiago?

Probablemente no ya que, si bien la leña es un combustible que nos entrega calor a bajo costo, es un tanto incómodo de manejar. Esto hace que muchas personas prefieran pagar un poco más en combustible y olvidarse de alimentar su estufa en forma manual.

¿Deberíamos pensar en reemplazar las estufas de doble cámara existentes por calefactores de última tecnología?

No en el corto plazo. Lo lógico es partir reempazando las fuentes más contaminantes, como lo son las salamandras tradicionales. Reemplazar una salamandra por un calefactor con doble cámara típico es más barato, permite ahorrar más leña y genera una redución de emisiones mayor que reemplazar un calefactor con doble cámara típico por uno con tecnología de punta.

Por otra parte, según algunos fabricantes, si todos los calefactores a leña fuesen de doble cámara, éstos generarían apenas el 3% del material particulado de Santiago. De ser correcta esta estimación, habría bastante espacio para reducir emisiones reemplazando las fuentes ilegales de contaminación por leña.

¿Qué consecuencias tendría una prohibición en el uso de estufas a leña?

Calefaccionar con leña cuesta alrededor de la mitad de lo que cuesta calefaccionar con parafina y, si hacemos la comparaión con el gas licuado o la electricidad, la diferencia es aún mayor. Por lo mismo, ante una prohibición de este tipo, un consumidor tendrá que elegir entre las siguientes opciones:

-Duplicar o triplicar el presupuesto destinado a calefacción, bajando su poder adquisitivo.
-Calefaccionar menos, probablemente con estufas portátiles que generan contaminación intradomiciliaria, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias.
-Invertir en bombas de calor u otro sistema de alta eficiencia. Sin embargo, quien tenga el presupuesto para financiar un sistema de este tipo es poco probable que se calefaccione con leña.
-Violar la ley y consumir leña en forma clandestina.

¿Se reduciría la contaminación prohibiendo el uso de leña?

Las primeras consecuencias de una prohibición de este tipo sería que se pondría fin al mercado formal de la leña y al reemplazo de estufas por modelos menos contaminantes.

Transportar leña seca para abastecer a quienes violen la ley resultará difícil. Sin embargo, no habrá mayores dificultades para transportar leña húmeda bajo el rótulo de restos de poda.

Se echará por tierra toda posibilidad de educar a los consumidores de leña para que usen correctamente sus estufas, ya que se estaría promoviendo una actividad ilegal.

En resumen, se consumirá menos leña, pero quienes sigan consumiendo probablemente consumirán leña húmeda, contaminando bastante más de lo que contaminan hoy en día. Asimismo, quienes respetan la ley deberán elegir entre asumir un costo monetario no menor o pasar frío.

Por otra parte, muchos usuarios reemplazarán el consumo de un recurso renovable, como lo es la leña, por combustibles fósiles que agravan el efecto invernadero.

¿Se generaría un problema de abastecimiento enegético si se reemplazara la leña por otras fuentes de energía?

Una estufa de combustión lenta típica es capaz de entregar unos 5500 watts de calor útil a la habitación. Esto es el equivalente a unas 90 ampolletas convencionales de 60 watts.

Si tomamos en cuenta que en Santiago hay unas 75 000 estufas de este tipo, tenemos una potencia conjunta de más de 400 megawatts; esto equivale aproximadamente a lo que es capaz de generar la central hidroeléctrica de Colbún.

Si bien es cierto que no todas las estufas están encendidas simultáneamente y que, en un escenario de sustitución, los usuarios migrarían a distintas fuentes (electricidad, gas natural, gas licuado, kerosene, etc.), es razonable esperar un incremento no menor en el consumo de electricidad y gas natural.

Así las cosas, es probable que en un escenario de abastecimiento energético normal, las empresas proveedoras de electricidad y gas natural puedan hacer frente a la mayor demanda. Sin embargo, en una situación de fragilidad en la oferta, existe el riesgo que se genere uno que otro trastorno.

¿Se podrá fiscalizar a quienes violen una prohibición de este tipo?

Sí, aunque a un alto costo y con dificultad. Cuando más se calefacciona es de noche, en momentos en que las personas regresan de sus lugares de trabajo, y una estufa deberá contaminar bastante para ser detectada a oscuras desde la calle. Por lo mismo, para detectar estufas que emitan cantidades moderadas de humo se necesitaría un gran número de fiscalizadores ingresando casa por casa, quienes tampoco podrán trabajar hasta altas horas de la noche, cuando la mayoría de las personas duerme.

¿Qué consecuencias tienen los anuncios sobre futuras prohibiciones?

Es probable que este tipo de anuncio lleve a muchos consumidores a tomar decisiones de corto plazo. Invertir en calefactores a leña sigue siendo atractivo, ya que la inversión se recuperaría probablemente antes de que concrete una medida de este tipo. Sin embargo, resulta poco atractivo invertir una cantidad de dinero mayor en un buen calefactor a leña con bajos niveles de emisión.

¿Cuál debería ser la política a seguir para reducir la contaminación por leña?

Existen al menos dos líneas de acción en que se debería tabajar: Lograr el reemplazo de los calefactores más contaminantes por modelos de mejor tecnología y lograr que los dueños de estos artefactos los operen correctamente.

Reemplazar una salamandra o un calefactor antiguo por uno nuevo de alta eficiencia es un buen negocio debido a la cantidad de leña que se ahorra. Sin embargo, es una inversión que muchos evitan hacer, ya sea por desconocimiento o porque temen perder su dinero ante una prohibición de uso. Una política clara de largo plazo por parte del gobierno acerca de las normas que regirán a estos artefactos, la publicación de estudios comparativos de distintos modelos de estufas, así como una buena campaña informativa sobre los beneficios económicos de usar calefactores nuevos podría ayudar bastante en ese sentido.

Aunque no existe mucha conciencia sobre el tema, operar correctamente un calefactor a leña beneficia al propio usuario, ya que le permitirá usar menos leña y limpiar con menor frecuencia el cañón de la estufa. Asimismo, usar leña seca resulta bastante más económico que usar leña húmeda. Por lo mismo, no hay razón para que una buena campaña educativa en tal sentido falle.

Por último, si las medidas anteriores se consideran insuficientes, se podría generar un poder comprador para las estufas antiguas más contaminantes. Éstas podrían ser compradas por el Estado o por los proveedores de estufas nuevas, como condición para vender sus productos.

En resumen, frente al problema de la contaminación por leña, la prohibición de su uso no parece ser la mejor solución.

Por Eduardo Jahnke S.
Ingeniero Civil Industrial
Julio 2007


Acerca de Territorioverde.cl – Términos de uso de la información




Todo sobre energía Jardines Riego Automatico El Tiempo en Santiago Fondos de Escritorio Agregar a favoritos

Links de Interés

-Evaluación Económica de Alternativas de Calefacción.






www.territorioverde.cl ¿Aburrido de regar todos los días?

Riego Automático
Un sistema de riego automatizado puede ser la solución. www.territorioverde.cl






www.territorioverde.cl ¿Consume demasiada agua?

Llave de Agua
Un sistema de riego por goteo automático puede ser la solución. www.territorioverde.cl








Portada del sitio